Villamiel es un municipio de la Sierra de Gata que forma parte del grupo de localidades más occidentales de la comarca. Actualmente, la vieja villa de Trevejo, se encuentra bajo la gestión del ayuntamiento de esta localidad y por lo tanto el Castillo de Trevejo se incluiría dentro del catálogo patrimonial de este municipio. Esta impresionante obra arquitectónica está unida directamente a las fortificaciones del Castillo de Santibáñez el Alto o el Castillo de Eljas, como parte de las grandes fortalezas de Sierra de Gata. Aquí recogemos algunos de los elementos patrimoniales que en ocasiones, pasan desapercibidos para el viajero que visita la Sierra de Gata.

Palacio del Deán 

El Palació del Deán de Villamiel es una magnífica casona de grandes dimensiones elevada y realizada  con sillares de granito muy bien encuadrados y labrados.  Fue construida por el deán de la Catedral de Ciudad Rodrigo, don José de Jerez en el S.XVII: es un palacio de doble altura, sus vanos son adintelados y poseen orejeras. En lo alto la preside un hermoso escudo. En las traseras del edificio destaca un hermoso pensil columnario.

casa del dean, sierra de gata, turismo, raya, raia, portugal

Fachada de la casa, de una factura magnífica y sobria. Foto: Inforaya.

Clodoveas de Recaredo

Tras la caída del Impero Romano (fin S V), los pueblos bárbaros  del norte de la península se irán asentando en las antiguas colonias romanas. Los visigodos, son el pueblo bárbaro que logra establecer en la Península un poder central relativamente fuerte (en muchas ocasiones minado por guerras civiles, motivos políticos o religiosos), hasta la conversión de Recaredo al catolicismo en el “Concilio de Toledo  (año 589)“.

clodoveas de recaredo, arrianismo, villamiel, sierra de gata, turismo, raia, raya

Bajorrelieve berroqueño de las Clodoveas.

Estos asentamientos estuvieron presentes en Villamiel cómo lo atestiguan  las Clodoveas de Recaredo, conformadas por un ingenuo relieve  berroqueño ubicado en una de las casas de la rúa Darío Vacas, en el que se representa a San Sebastián asaeteado, flanqueado por dos santos obispos, uno de ellos posiblemente San Fabián. Tales figuras se sitúan bajo tres arquerías apoyadas en columnillas. Por encima de la composición se observa un tondo que parece contener un león cornamenta en forma de árbol, arquetipo de la monarquía visigoda y símbolo del poder real.

Muy cerca de éstas, en la misma calle, hay dos dinteles que nos marcan la transición del arrianismo al catolicismo. Uno de ellos está compuesto por dos clodoveas y una cruz centrándolas (posible símbolo del arrianismo), el otro simplemente consta de tres flores de lis , sello que usó Recaredo una vez se había convertido al catolicismo.

Parece ser que por entonces Villamiel se llamaba Lamasso que en la lengua empleada por los godos asentados en la península significaba; MIEL.

Fuente Santa María en Villamiel

Salimos de Villamiel por la carretera que une la localidad con Hoyos y a unos 2,5 kilómetros aproximadamente encontraremos la “Fuente Santa María” en el lado derecho de la carretera. La conforma un primer cuerpo de mediana altura realizado con grandes placas de granito, que antecede a un pilón rectangular. El perfil del pilón está visiblemente desgastado posiblemente por la actividad de los lugareños de recogida del agua o por la fricción de los aperos de la monda. Así mismo el chorro de agua cae a la pila desde una venera de piedra. Su estado de conservación es bueno.

venero, fuente antigua, villamiel, sierra de gata, turismo, raia, raya

Espectacular imagen del venero que nutre la fuente.

La cronología nos remonta a los siglos XVIII-XIX. Las fuentes de agua son una de las riquezas patrimoniales más importantes para ser conservadas. Reflejan miles de años de vida en la comarca y una de sus más grandes virtudes. La abundancia de aguas limpias.