Vegaviana es un pueblo de la Sierra de Gata, en la provincia de Cáceres. Su historia va ligada a las repoblaciones llevadas a cabo por el Instituto Nacional de Repoblación a partir de su andadura en 1939. Alrededor de 50.000 familias serían movilizadas para iniciar un proceso de roturación de baldíos e instalación en nuevos territorios. El encargado del diseño de la planta de Vegaviana sería José Luis Fernández del Amo.

La Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Fátima en Vegaviana

La Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de Fátima (1985), de grandes dimensiones está realizada en sillares de mampostería de pizarra y enjalbegada con cal blanca, con doble acceso lateral y frontal. La fachada principal está flanqueada por dos torres prismáticas, con vanos rectangulares adintelados y cubierta de teja cerámica roja. Una columna cilíndrica de hormigón divide el pórtico de entrada, sobre el que se coloca, un mosaico de azulejos, mediante el boceto de Antonio Valdivieso, en el  que se representa la Aparición de la Virgen de Fátima. Los estribos o contrafuertes del exterior de la Iglesia, sirven de descarga a los grandes arcos rebajados interiores. El interior de una sola nave , hay que destacar el Calvario, las grandes vidrieras de hormigón del ábside y las que iluminan la Iglesia, obras de José Luis Sánchez. Los mosaicos de gres de colores del Altar Mayor con símbolos eucarísticos, así como el Vía Crucis son obra de Antonio Suárez; los candelabros y el Sagrario están realizados en acero inoxidable por Lorenzo Pascual, sobre el diseño de José Luis Fernández del Amo. Las puertas del Sagrario se realizaron en mosaico cerámico, obra de Jaqueline Canivet.

iglesia vegaviana, vegaviana, sierra de gata, turismo, raia, raya

La Iglesia de Vegaviana. Foto: Inforaya.

Los artistas anteriormente citados  que colaboraron y que  produjeron los  bienes mueble pertenecieron al  “Grupo el Paso”, creado en 1957. Es un movimiento artístico triunfante en la década de los años cincuenta. Abogan por un arte abstracto e informal que bebió de las fuentes del expresionismo americano y del autre francés”. El apoyo  de J.L Fernández del Amo a este movimiento fue notorio.

Escuelas rurales de Vegaviana

Las Escuelas realizadas con mampostería de pizarra encalada. Posee una planta semicircular, flanqueada a cada uno de sus lados por dos grandes bloques de planta rectangular. La puerta principal adintelada, está situada sobre un porche, coronado por una torre prismática, rematada con tejado a una vertiente, que en sus vanos alberga unas campañillas de singulares vanos de geometría peculiar.

Vegaviana escuela, escuela, sierra de gata, turismo, raya, raia, portugal

Escuelas de Vegaviana con el tradicional color blanco que envuelve toda la población.

Interiormente alberga siete aulas, además de dependencias, despachos, y una pequeña biblioteca. Exteriormente existe un patio de grandes proporciones. Todo el Conjunto está cerrado con un muro de mampostería pizarrosa que protege el edificio.

Un aspecto importante a destacar del edificio de las Antiguas Escuelas es la textura de sus paredes, generado por la utilización de pizarra, revocada y encalada, como técnica constructiva. La luz que incide en huecos de vanos y puertas produce efectos de claroscuro proyectando una arquitectura natural, precisa y perfecta en sus formas.

Escuelas Capilla en el Campo: Las Porciones, la Quinta, la Morra y la Mata Baja

Existen cuatro Escuelas Capilla ubicadas fuera del núcleo urbano de Vegaviana, pero pertenecientes a la localidad: “las Porciones, la Quinta, la Morra, y la Mata Baja”. El proyecto de construcción se realizó en el año 1966 por el arquitecto Manuel Jiménez Varea. La finalidad de estos edificios era la de resolver las dificultades de los colonos para acceder a la Escuela, pues sus casas estaban situadas a gran distancia del núcleo urbano (2 o 3 kilómetros). El esquema organizativo de estos conjuntos construidos es similar en las cuatro Escuelas-Capilla, tanto en volumen, ordenación, acabados, como el tipo y número de servicios. Constan de: nave de la Iglesia, torre campanario, escuela comedor, patio escolar, vivienda del maestro, corral y anexo agropecuario.

escuela capilla, vegaviana, sierra de gata, turismo, raya, raia

Una de las escuelas-capilla de Vegaviana.

Apenas cumplieron su cometido, pues se han utilizado a lo largo del tiempo para otros fines como el almacenamiento de productos de las fincas (algodón), ganado. En la actualidad el  uso y la conservación de cada una de las Escuelas-Capilla es diverso.

Visitar Vegaviana es una buena oportunidad para conocer un ejemplo de la arquitectura colonial en Extremadura.

El viajero que se interna en estos parajes no debe dejar de visitar pueblos como Moraleja o Mohedas de Gata para continuar sumergiéndose en este tipo de urbanismo también presente en el mosaico de Sierra de Gata.