Al contrario que le sucede a villas como las que surgieron alrededor del Castillo de Santibáñez el Alto, el Castillo de Trevejo o el Castillo de Monsanto, Descargamaría no surge como villa a los pies de un castillo. Como otros pueblos de la zona, en este caso el surgimiento de esta villa tendrá como principal semilla el paso tradicional del camino que une Ciudad Rodrigo con Plasencia. Pero que actualmente no exista un castillo en esta localidad no quiere decir que en sus montes nunca haya existido un bastión. En este caso traemos una carta que reconoce la existencia de una fortificación con una curiosa historia. Tal y como veremos con esta carta, que hemos adaptado al castellano moderno para facilitar su lectura y que está fechada en 1498, existió un castillo en Descargamaría que fue levantado por Alonso de Monroy, hijo primogénito del señor de Belvis de Monroy. En ella el rey Fernando el Católico ordena derribar los muros de un castillo o pequeña fortificación que estaba siendo construida por Don Alonso de Monroy en el término de Descargamaría, posiblemente en una zona denominada hoy en día como pinar del Fortín.

Recreación de viviendas de la Edad del Bronce. Foto: IdeariumRecreación.

Recreación de viviendas de la Edad del Bronce. Foto: IdeariumRecreación.

Pero antes de continuar con el caso del castillo que existió en Descargamaría, no sería raro afirmar que el paso de una ruta tan importante como la que transita por la cabecera del Árrago y que vinculaba las cañadas de la meseta castellana con las llanuras extremeñas, habría hecho necesario defender o controlar esta importante arteria ganadera y comercial. No es extraño que sus habitantes hubieran establecido pequeños puntos de observación como atalayas con muros de madera o hiladas de piedra en puntos clave para la observación e intercomunicación entre los diferentes enclaves de población que se diseminaban por toda la comarca. El control de los pasos de montaña en tiempos en los que la naturaleza se encontraba libre de la sobrexplotación moderna se convertía en una necesidad estratégica de primer orden a la que no habrían renunciado a la ligera.

Pero volviendo a la pregunta, ¿existió un castillo en Descargamaría? Hoy por hoy el testimonio arqueológico es muy escaso, sin embargo la carta que hemos adaptado y que recogemos de un excelente trabajo de divulgación sobre la historia de Descargamaría titulado; Descargamaría, un pueblo en Sierra de Gata, no deja lugar a dudas. El noble Alonso de Monroy habría iniciado la construcción tras saquear y derribar casas de sus vasallos en Descargamaría con su hijo al frente de una razzia contra sus paisanos que posiblemente requirió la intervención de los monjes guerreros de la Orden de Alcántara. Esta carta se expresa como un mandato directo del rey Fernando el Católico que ordena poner fin a los desmanes que habría estado cometiendo Alonso de Monroy sobre los vecinos que se encontraban bajo sus dominios. A continuación o dejamos el texto adaptado de la carta:

Don Fernando por la gracia de Dios. A usted, licenciado de Salinas, mi gobernador del maestrazgo de Alcántara. Salud y gracia. Sepa usted que García Rodríguez de Sanabria, alcalde mayor de la villa de Robledillo que comunicó que los concejos y hombres buenos de los lugares de Puñoenrostro (antiguo poblado anexo a la actual Descargamaría, desaparecido a finales del S.XVII) y Descargamaría se temían y recelaban de Don Alonso de Monroy, el cual posee la mitad de dichos lugares. Porque en un monasterio que se llama Santispiritus, que está en el término del conocido lugar de Robledillo no le quisieron recibir a dos hijas del dicho Don Alonso por monjas sin que les dotase de ayuda [al monasterio] para su mantenimiento. Y que hace quince años más o menos, comenzó a construir una fortaleza en el lugar de Descargamaría que le fue derribada. Y ahora ha vuelto a levantar dicha fortaleza el mismo lugar, a causa de los cual, la abadesa del monasterio no ha querido permanecer en él. Además, el mentado Don Alonso envió a Don Gutierre, su hijo, con mucha gente a pie [soldados – tropa] y a caballo a buscarla e hizo derribar casas de los vecinos, sus vasallos y utilizar la piedra de ellas para hacer y edificar dicha fortaleza. Pido por merced que sobre esto se ponga remedio con justicia mandando derribar la fortaleza, sus barreras y todo lo que se hizo de nuevo y os mando que si fallarais, nos prohibimos que se labre en dicha casa y fortaleza y que se derribe todo lo que se haya labrado después de que se le haya dicho que no labre. Y yo por la presente, ordeno [mando] y defiendo que no se labre más en ella. [Esta carta] es dada en la muy noble ciudad de Zaragoza a siete días del mes de octubre del año 1498. Yo, el Rey.

[Firmada y redactada por] Yo, Gaspar. Secretario del Rey nuestro señor. Doctor Ponce, Licenciado Zapata.

De esta forma podemos decir que sí, hubo un castillo en Descargamaría que acabó por desaparecer en la vorágine de la historia y que nos recuerda a otras pequeñas fortificaciones que existieron en la comarca de Sierra de Gata y que hoy por hoy se han perdido como la que posiblemente existió en Villanueva de la Sierra, la casa fuerte de la Orden de Alcántara que existió a modo de torre en Hernán-Pérez y que la redacción de este blog aventura a situar en el solar que ocupa actualmente el ayuntamiento de esta localidad; el castillo de Rapapelo que se levantaba en Eljas o el bastión celtíbero que pareció existir en el monte Jálama y que debió desaparecer en el marco de las Guerras Lusitanas que asolaron la Sierra de Gata, Hurdes y gran parte de la actual Extremadura durante más de cien años durante el siglo II antes de Cristo.