Eljas es uno de los tres pueblos que componen el territorio de A Fala, junto con Valverde del Freno y San Martín de Trevejo. Enclavado entre las tres villas se encuentra el Castillo de Eljas. El viajero que se aventura a conocer esta parte de la Sierra de Gata sin duda debe visitar esta fortaleza que compone el recurso más atractivo de la localidad junto con su naturaleza granítica y de dehesa. El castillo de Eljas se levanta sobre una pequeña elevación del terreno que le confiere la naturaleza de punto defensivo destacado desde el que se divisa gran parte del entorno. Junto con el Castillo de Santibáñez el Alto y el Castillo de Trevejo, componen las tres edificaciones defensivas más destacadas de Sierra de Gata.

Historia del Castillo de Eljas

Perteneciente a la línea de fortificaciones defensivas que habrían sido establecidas en el occidente serrano para hacer frente a los asaltos cristianos durante la reconquista y que posiblemente en su mayoría, aprovecharían asentamientos defensivos anteriores. Pertenecen a este listado el Castillo de Trevejo, el Castillo de Salvaleón, el Castillo de Rapapelo o el Castillo de la Milana Estas fortalezas contarían con un papel destacado en la Guerra de las Naranjas y en otros conflictos que enfrentaron a Portugal con España y provocando todos ellos una gran destrucción en Sierra de Gata y la Raya en general.

En sus obras participaron arquitectos de la talla de Pedro de Ybarra y Juan Bravo. Y como hechos más destacados en sus episodios históricos, las fuentes hablan de el gran papel que jugó el castillo del Eljas en la Guerra de las Naranjas como dijimos arriba, pero también que sería donado en 1212 por Alfonso IX a la ciudad de Coria tras su conquista, posesión mantenida también por parte de Fernando III y Alfonso X. En 1474, Fernán Centeno conquistaría la plaza en el marco de las luchas intestinas que sacudieron el territorio a finales el siglo XIV y que tuvieron como protagonista a Alonso de Monroy. Una historia digna de ser recordada y que convirtió esta villa de Eljas en un punto clave para la defensa de la frontera con Portugal y los valles más occidentales de la Sierra de Gata.

Muralla del Castillo de Eljas. Foto: TurismoExtremadura

Muralla del Castillo de Eljas. Foto: TurismoExtremadura

Eljas y la Orden de Alcántara

Gracias al libro de visitas de la Orden de Alcántara, el Castillo de Eljas ha sido bien referenciado en cuanto a sus etapas constructivas. Por ejemplo, en 1561, se detalla como el castillo contaba con dos líneas de defensa que finalizaban en la torre del homenaje del bastión. Dos torres daban acceso al primer recinto en el que se encontraban las caballerizas de la tropa y una pequeña construcción para el cuerpo de guardia. Parece ser que el Castillo de Eljas contaba con unas comodidades destacadas para el normal de los castillos serranos. En el interior de su recinto se encontraban las bodegas y la cocina, además de habitaciones para las tropas y aposentos para los oficiales. La torre del homenaje escondía además de salas para la vida diaria, una mazmorra en su parte inferior sobre la que se alzaban hasta tres pisos de madera que finalizaban en una bóveda de crucería con espacio almenado a modo de terraza. Posteriormente, en 1619 con el castillo dotado ya de una capilla y aljibe, y de nuevo gracias a una visita de los responsables de la Orden de Alcántara, se cita la presencia de una nueva barbacana con salida a dos caminos uno hacia el propio pueblo de Eljas y otro hacia Valverde del Fresno. Durante esta segunda mitad del s.XVI, se completarían las obras con ampliaciones que constaron de dos torres; una de tipo prismático y otra; de tipo cilíndrico con sillares de gran calidad y factura. Las partes que se mejoraron se centraron principalmente en las dependencias y el amurallamiento. Entre los diferentes maestros que participaron en las reparaciones y mejoras se encuentran nombres como; Hernando de Gúlmez, Pedro de la Puente, Pedro de Ybarra, o Juan Bravo. A lo largo del siglo XVII también se van a introducir nuevas reformas como garitas de guardia y fosos, aunque hoy por hoy no se conservan estas construcciones.

La torre de tipo cilíndrico del Castillo de Eljas se diferencia en dos cuerpos plenamente identificables que permiten además observar las sillerías que nos recuerdan a la torre del homenaje de Trevejo. Aprovechando además la orografía del terreno se incluyó en la parte baja un cámara asotanada que se utilizó como mazmorra y sobre la que se aprecia un conjunto de troneras. La planta baja de la torre ha sufrido con un gran deterioro a lo largo de los años, sin embargo conserva tres vanos de medio punto y una bóveda de tipo casquete con sillares de gran calidad. La puerta es alta y estrecha, con un arco de medio punto y se levanta sobre el nivel del suelo, a modo de recurso defensivo. Posiblemente contara con alguna rampa de acceso de madera aunque el arte de la guerra ya había evolucionado demasiado como para que este tipo de mejoras cumpliesen una función verdaderamente defensiva. La planta baja cuenta también con dos troneras que dan hacia la parte exterior del castillo y que denotan la función más defensiva de la torre.

En cuanto a la historia del Castillo de Eljas, fue entregado en tiempos de Alfonso IX a la jurisdicción de la ciudad de Coria que controlará esta fortificación a lo largo del siglo XIV. Durante ésta época, Fernando IV cederá la aldea de Eljas a la Orden de Alcántara, incluyéndola en la Encomienda de Salvaleón. La fortificación de Eljas se lleva a cabo bajo el control de la orden de Alcántara, posiblemente en el s. XIV en pleno proceso de consolidación de la orden en la comarca de Sierra de Gata. El castillo de Eljas fue especialmente afectado por la guerra con Portugal de 1641 que afectó duramente al castillo. Las huellas de este conflicto fueron lo suficientemente profundas como para que ya en el s. XVIII fuera declarado en ruina y cedido a la orden de Calatrava en el año 1816.

En 1970, el castillo de Eljas fue declarado Monumento Histórico Artístico, esto permitió su inclusión dentro del patrimonio a ser conservado y protegido, no obstante, su situación está muy desmejorada y el castillo cuenta con un estado de ruina consolidada.